domingo, 29 de abril de 2018





Federico Cantú 1907-1989

Despues de haber pintado una serie de murales en la entonces residencia Coquet
Por fin y en preámbulo del nombramiento de Benito Coquet como Director del IMSS
Federico Cantú pinta sus dos primeras obras murales para dicho instituto en el entonces edificio de Reforma , dichos frescos los fina al inicio de 1957 , sin embrago el fuerte sismo de ese mismo año colapsa la sala que se había adecuado para dichas obras murales, ha ciencia cierta nadie sabe como pero una de las obras desapareció y una permaneció oculta y es a partir de la recuperación de la obra mural del entonces Centro Medico cuando deciden reubicar el único mural que apareció.
Esta Madona yacente previamente convertida en panel móvil es mostrada en el lobby del IMSS de Reforma para conmemorar el 75 Aniversario de dicha Institución

Para la Colección Cantú Y de Teresa es un honor el haber prestado una serie de maquetas en torno a la Madona IMSS, reiterando con ello el compromiso que tenemos con la memoria histórica del Arte de nuestra Nación


Adolfo Cantú
Colección de Arte Cantú Y de Teresa


viernes, 23 de marzo de 2018

Las Enseñanzas de Quetzalcóatl 1962-1963 Centro Medico IMSS - Federico Cantú

Federico Cantú 1907-1989
Escultor
En la obra de Federico Cantú podemos admirar uno de los pocos ejemplos
donde los conceptos nacionalistas se combinan con las tradiciones mesoamericanas
presentes en su obra de caballete y mural.


Uno de los símbolos escultóricos mas importantes del siglo XX
Es sin duda la “Madona del IMSS” y que dígase de paso un logro ganado con
nuestra revolución la Seguridad Social .
La familia ( madre e hijo ) cobijada por la protección del Estado Mexicano-
Representado por el símbolo patrio  , Federico se refería a ella como
“Nuestra Señora de IMSS” la idea esta mas cercana a el concepto
donde el escultor fusiona la mexicanidad de la simbología Azteca ( el águila ) transformada en símbolo patrio y la virgen y el niño , que se encuentra mas cercana a las tradiciones  devotas del pueblo de México , toda una amalgama capturada de manera colosal en una figura que se repite a lo largo y a lo ancho y en todos los rincones del país .



En la capital, pocos sabemos sobre el origen de las instituciones de salud pública tan antiguas como lo es el IMSS, un organismo tan grande e importante que bastaría imaginar qué pasaría -en una ciudad con 8 millones de habitantes- si no existieran sitios como este donde las citas medicas, las intervenciones quirúrgicas y las medicinas son de carácter gratuito.



El Instituto Mexicano del Seguro Social es el organismo de seguridad social más grande de América Latina. Su fundación data a 1943, con una significativa misión que aparentemente aún prevalece entre su reglamentación: ser el instrumento básico de la seguridad social, establecido como un servicio público de carácter nacional, para todos los trabajadores y sus familias.
De carácter autónomo (esto es, que no es del todo dependiente del gobierno, sino que se rige por sus propias reglas internas), en esta institución se combina la investigación y práctica médica, la administración de los recursos para el retiro de sus asegurados y con mucha presencia el Arte; las múltiples expresiones sensibles de algunos artistas mexicanos que hoy en día sitúan a numerosas partes de nuestra ciudad como patrimonio cultural tangible.

En todos los grandes hospitales del IMSS podemos encontrar fascinantes obras de arte. Y a pesar de que no siempre se visita un centro de salud con fines museísticos, merece la pena recordar, en cada una de nuestras visitas, que grandes personajes como David Alfaro Siqueiros Diego Rivera, Federico Cantú, Fermín Revueltas, Francisco Zúñiga, Jorge González Camarena o Juan O ‘Gorman diseñaron estos espacios.

 


En el hospital de La Raza, por ejemplo, Diego Rivera realizó el mural El pueblo en demanda de salud, un impresionante relato visual sobre la historia de la medicina en México. Según un peculiar libro donde se resguardan todas las obras del IMSS, Rivera “partió de un profundo conocimiento de la medicina prehispánica, basado en sistemas curativos tradicionales y de herbolaria; continuó con la del virreinato hasta llegar a la medicina contemporánea, donde exaltó los avances científicos y tecnológicos”.
Las obras de David Alfaro Siqueiros las podemos encontrar en el auditorio principal de este mismo hospital y en el hospital de Oncología del Centro Médico Nacional Siglo XXI. En el primero encontramos su apabullante mural Por una seguridad social completa para todos los mexicanos, mientras que en el segundo el hermoso Apología de la futura victoria de la ciencia médica contra el cáncer.

Federico Cantú edificó algunos bajos relieves en piedra de nombre Las enseñanzas de Quetzalcóatl,  donde se sintetiza el mítico origen de las artes en Mesoamérica, apareciendo como figura central el Dios Quetzalcóatl (dios-pájaro-serpiente). Por otro lado Francisco Zúñiga se inmortalizó con Alegoría Médica, en el hospital Siglo XXI; una hermosa cronología visual de cuatro bloques que retratan a un minero en busca de aire en una atmósfera creada por Eolos; el dios del viento Ehécatl, rodeado de pulmones sanos; un médico atendiendo a un hombre con la tecnología más avanzada y a Quetzalcóatl, representado por una serpiente estilizada. Finalmente podemos percatarnos del mural Hidalgo libertador, de Juan O’ Gorman en el auditorio Benito Coquet en el CIESS.

 


En la obra Mural que dedica Federico a la imagen de Quetzalcóatl, muestra el legado del dios su dualidad terrestre y de planeta Venus, esta obra finamente labrada en relieve sobre piedra de Xaltocan fue realizada entre 1962 y 1963 , paralelamente  a la obra de relieve monumental de la Tira de la peregrinación Azteca en el IMSS de Naucalpan.
Durante el sismo de septiembre de 1985 el edificio de Pediatría del IMSS centro medico se vino abajo y con el esta obra monumental , fue a partir de 1986 y despues de la exposición homenaje a Federico Cantú Garza en el Palacio de las Bellas Artes , el entonces Presidente de la Republica Miguel de la Madrid decide la reubicación y restauración del relieve monumental , que se encontraba custodiado en fragmentos en el estacionamiento subterráneo del IMSS Centro Medico.
El taller escultórico de Federico Cantú fue el encargado de dicho restauro y el escultor en jefe fue Federico Cantú Elizarrarás ( nieto del artista ) y el proyecto ejecutivo a cargo de Federico Cantú Fabila ( hijo del Artista)

En el marco del 75 Aniversario de la fundación del IMSS
La colección CYDT presento en el IMSS Reforma algunos del proyectos monumentales que Cantú dedicara a dicha institución

Adolfo Cantú
Colección de Arte Cantú Y de Teresa

Copyright © 1989-2018

FCG Copyright ©

lunes, 12 de marzo de 2018

La Madona en la obra de Federico Cantú 1907-1989





Una larga y fructífera evolución de formas en torno a la Madona
Grabado , obra mural , tinta , escultura , relieves …………

Dan forma a uno de los símbolos mas importantes de la estética Mexicana
Es Cantú uno de los mas grandes maestros que logra en su obra la síntesis 
Sacra y profana , Europea y mesoamericana , una fusión de identidad 
Prehispánica y Occidental fundidas a la para en una amalgama cultural
 En estas composiciones nos solo admiramos el estilo propio del maestro
de paso las imágenes cohabitan en la intemporalidad donde se extiende la creación Cantú

Adolfo Cantú
Colección de Arte Cantú Y de Teresa


Textos Adolfo Cantú
Colección Cantú Y de Teresa
Copyright © 1989-2018

FCG Copyright ©

sábado, 24 de febrero de 2018

The day of the Mexican flag


Aztec codices (Nahuatl languages: Mēxihcatl āmoxtli Nahuatl pronunciation: [meːˈʃiʔkatɬ aːˈmoʃtɬi]) are books written by pre-Columbian and colonial-era Aztecs. These codices provide some of the best primary sources for Aztec culture. The pre-Columbian codices mostly do not in fact use the codex form (that of a modern paperback) and are, or originally were, long folded sheets. They also differ from European books in that they mostly consist of images and pictograms; they were not meant to symbolize spoken or written narratives.The colonial era codices not only contain Aztec pictograms, but also Classical Nahuatl (in the Latin alphabet), Spanish, and occasionally Latin. Some are entirely in Nahuatl without pictorial content.
Although there are very few surviving pre-conquest codices, the tlacuilo (codex painter) tradition endured the transition to colonial culture; scholars now have access to a body of around 500 colonial-era codices. Colonial-era Nahuatl language documentation is the foundational texts of the New Philology, which utilizes these texts to create scholarly works from the indigenous viewpoint.

miércoles, 7 de febrero de 2018

Federico Cantú 1907-1989
Mural
Las Enseñanzas de Quetzalcóatl
Indigenismo
Patrimonio Mural IMSS
Quetzalcóatl, considerado como "La Serpiente Emplumada", representa la dualidad inherente a la condición humana: la "serpiente" es cuerpo físico con sus limitaciones y las "plumas" son los principios espirituales. Otro nombre aplicado a esta deidad es Nahualpiltzintli, "príncipe de los nahuales". Quetzalcóatl es también el título de los sacerdotes supremos de la religión tolteca. Se lo identificó con al menos un personaje histórico, a saber: Ce Ácatl Topiltzin, rey de Tula, quien vivió entre los años 895 y 947 de la era cristiana
Las enseñanzas de Quetzalcóatl quedaron recogidas en ciertos documentos llamados Huehuetlahtolli (‘antiguas palabras’), transmitidos por tradición oral y puestos por escrito por los primeros cronistas españoles. Se han publicado traducciones parciales de los mismos.
Debido a que consideraban que todo el Universo tiene una naturaleza dual o polar, los toltecas creían que el Ser Supremo tiene una doble condición. Por un lado crea el mundo y por el otro lo destruye. La función destructora de Quetzalcóatl recibió el nombre de Tezcatlipoca, “espejo negro que humea”, cuya etimología es la siguiente: Tezcatl, “espejo”, tliltic, “negro”, Poca, “humo”. Los informantes del padre Motolinía describieron a esta deidad del siguiente modo: «Tezcatlipoca era el que sabía todos los pensamientos y estaba en todo lugar y conocía los corazones; por eso le llamaban Moyocoya (ni), que quiere decir que es Todopoderoso o que hace todas las cosas; y no le sabían pintar sino como aire.